Peña Minipua

Bando de los Caballos del Vino - Caravaca de la Cruz

Formulario de acceso

Candidatura UNESCO

Historia

HISTORIA DE LA PEÑA MINIPUA.
 
Fundada en 1985, distinguimos en su evolución dos claras etapas. La que abarca desde su fundación hasta que a principios de los años noventa se desliga totalmente del caballo “de los mayores” al que se encontraba arrendada, y una segunda en la que alacanza su mayoría de edad como Peña de esta maravillosa fiesta que son los Caballos del Vino y que es en mayo de 1993, año en el que se consigue el prestigioso primer premio en la Carrera de los Caballos del Vino.
 
Como ya hemos citado fue en el año 1985 cuando un grupo de amidos del colegio y del barrio de San Jorge-Ciudad Jardín decide participar en las fiestas sacando un pony, el nombre por el que llamaron esta nueva peña de chavales de 8 ó 9 años fue Minipua. El nombre es debido a que varios familiares mayores de los chavales pertenecían a la Peña Pua de la que nace como filial.
 
Así pasaron unos cuantos años, y con la década de los noventa llegan los premios. El primero fue un 4º en carrera en el año 1990, en 1991 se consigue el primer premio de Concurso de Caballo a Pelo.
 
 
 
La esencia de esa Peña desde su nacimiento ha girado en torno al ritual mas puramente indiosicrásico del festejo; La Carrera de los Caballos del Vino, matizando que siempre se ha cuidado al maximo todos los detalles del Caballo del Vino que  esta Peña pone cada 2 de mayo en la calle, enjaezamiento, su gente, la música, etc.
 
En 1993 El Minipua se proclama vencedor de la carrera y marca un hito y un punto de inflexión en su historia y por que no decirlo en la del festejo , porque la fuerza de la juventud de una Peña de 16 años de media, su orgullo y sentimiento de pertenencia arrastran a otros grupos de jóvenes a luchar por la carrera, no sólo en la cuesta del castillo cada 2 de mayo sino en el seno del Bando de los Caballos del Vino, al que entra a formar parte en 1994, sacando ropa nueva y entrando de pleno derecho al mismo,  luchando junto a otras peñas que surgen en los años siguientes por prestigiar la carrera que en esos años estaba devaluada.
 
 
En los años 1994,95 y 96, no consigue premio en carrera, en el 94 por una caída cuando su caballos corría de nuevo a la victoria y en los sigientes por diferentes motivos. Esto no supone que la Peña no consolide un grupo sólido y estable y una forma de hacer las cosas que la marcan con una personalidad propia reconocida por el resto de las Peñas.  En el año 1997 se vuelve a rozar el 1º premios de Carrera que finalmente se materializa en un 2º Premio por detrás del Caballo de la Peña Terremoto y en el año 1998 de nuevo se consigue el 2º premio esta vez por detrás de la Peña Berea, con la que ya desde años atrás se mantenía una rivalidad muy intensa que se mantuvo durante algunos años, hay que decir que dicha rivalidad benefició al festejo, puesto que surgieron muchas peñas de gente joven pidiendo paso y compitiendo cada vez mas fuerte en la carrera dando un vuelco al festejo que alcanzará al principio del nuevo siglo su mayor esplendor manteniéndose  hasta nuestros días. 
 
 
 
En el año 1999 se cierra una etapa dentro del seno de la Peña al ser este el último año que corre con el caballo de nombre CARETO, propiedad de Francisco Javier Sánchez López (Fafi)  y con el que la Peña evolucionó durante todos estos años. Fue este un caballo querido e idolatrado por sus componenentes y caballistas, un Totem.
 
Con la entrada de la nueva década se abre una nueva etapa, y se decide cambiar de caballo, sacando a la calle ese año un caballo ya vencedor en la cuesta con la Peña Terremoto, nos referimos al caballo llamado “Taranto” propiedad de “Los Ronos”, en este no se consigue hacer carrera valida. Incidir en que Taranto ha sido el único caballo que el Minipua saca a la calle habiendo salido con otra peña  en años anteriores.
 
En el año 2001 decidimos que tenemos que buscar un caballo que suponga un sentimiento de pertenencia  preparado y entrenado por nosotros,  el caballo elegido se llama “Duende”, un caballos campero estabulado en la localidad de Socovos, que marcará una época con la Peña saliendo desde 2001 a 2008 y añadiendo al palmarés de la peña 3 terceros premios, un sexto, un séptimo y un octavo premios de carrera, y marcando en 2007 el mejor tiempo ese año, invalidado por una desgraciada caída. En estos años el nivel alcanzado en la Carrera de los Caballos del Vino es altísimo lo que nos hace plantearnos el cambio, también inducido por una lesión del Caballos que le impedía dar todo lo que tenía.
 
 
En 2009 se decide dar un paso mas para intentar ganar el prestigioso primer premio de carrera y se pone en la calle un Pura Sangre Inglés de nombre “Lunadary”, criado por el Aga Khan,(líder de los Ismaelitas y uno de los más prestigiosos propietario de caballos del mundo) levantando una gran expectación en Caravaca en la tarde del día uno, expectativas que no se pudieron responder por un accidente sufrido a primeras horas de la mañana y que nos obligó a cambiar el caballo, echando por tierra el trabajo realizado y las ilusiones de toda la Peña, se corrió finalmente con una yegua llamada “Luna”, haciendo carrera nula por la negligencia de un fotógrafo aficionado en la carrera.
 
El año 2010  y después del gravísimo accidente sufrido por Lunadary en 2009 vuelve a salir a la calle, con más expectación si cabe que el año anterior, después de una salida accidentada y emocionante y una carrera espectacular, hace buenas las expectativas y rompe todos los registros hasta la fecha. Minipua se vuelve a proclamar ganador del 1º Premio de Carrera 17 años después del conseguido en 1993, pueden imaginar y si no lo pueden ver en los videos la emoción que embarga no solo a los caballistas sino a toda la peña que celebra por todo lo alto el triunfo. Tanto los años 2011, 2012 y 2013  las carreras fueron espectaculares sobre todo la de 2011 pero todas nulas por caídas de alguno de los caballistas.
 
 
 
En el año 2014 se cambió de caballo, siendo Mestizo, un angloarabe mezclado con cuarto de milla, el elegido para este año donde se consiguió un tiempo discreto, compensado por el ascenso a primera categoría en el concurso de enjaezamiento. El nivel está muy alto y la exigencia es máxima, pero a pesar de la veteranía lo seguimos intentando porque creemos que es la mejor manera de homenajear a nuestra patrona la Stma y Vera Cruz, en cuyo honor se celebran estas maravillosas fiestas. 
 

 
 
 
Para los profanos en esta fiesta debéis saber que no hay caballistas sin caballo ni viceversa, el día dos durante la carrera forman un binomio, una simbiosis, casi un solo bloque sino carnal si intrínseco en su esencia, es como si el caballo prestara sus patas , su fuerza y vigorosidad a los mozos que lo guían. Hay experiencias que vivirlas es la única forma de entenderlas, y esta es una de ellas.
 
Hasta aquí llega la historia de la Peña Minipua, son ya más de un cuarto de siglo en la calle desde que unos niños sacaran un poni allá por el año 1985, y ahí seguimos peleando por nuestro querido festejo, e intentando con la misma ilusión de los primeros años ganar ese anhelado primer premio en la Carrera de los Caballos del Vino, para así honrar a nuestra patrona “La Stma y Vera Cruz de Caravaca”, siendo fieles a nuestra historia y a nuestros antepasados.
 
 
EL TRABAJO DE TODO UN AÑO.
 
El trabajo de una peña comienza el día 6 de mayo, justo al terminar las fiestas. El diseñador empieza a cavilar bocetos de nuevas ideas que unos meses más tarde se reflejarán en sus dibujos, espejos mismos de los mantos que el día 2 de mayo lucirán encima de los Caballos. Como digo, es la persona que primero comienza a trabajar, recopilando fotos y material para el diseño.
 
 
Pasado el verano, comienzan las primeras reuniones de la peña y la junta directiva piensa en cuadrar el nuevo presupuesto, porque un año más se quiere mejorar. Puntualiza las actividades a realizar y lo más importante, empiezan las primeras visitas al caballo.
 
Típico es el grupo de jóvenes que encontrándose de nuevo con la bestia comprueban su fortaleza dándole unas palmadas en el cuello y hablan acerca de las ilusiones que en él albergan.
 
El tema queda un tanto de lado aunque no olvidado para fechas navideñas, pero ya con el año nuevo surgen los primeros nervios que advierten la ya no tan lejana fecha de Mayo.
 
Los días se suceden ahora rápidamente, entre visitas al caballo, a la bordadora y reuniones del Bando para planificarlo todo. Comienzan los entrenamientos para la carrera que culminarán con las pruebas de los Caballistas. Esta me recuerda a una tarde primaveral, generalmente de domingo, los caballistas se juntan temprano dirigiéndose a la cuadra con rostros serios y sin alardes verbales, lagunas de silencio que se intercalan en la tarde aumentan más aún la tensión, todo esto desaparece en el momento de agarrarse a la jalma y formar un conjunto con el animal con el solo pensamiento de subir hasta arriba sin soltarse. 
 
 
Ya tenemos lo más importante, los cuatro caballistas, ahora queda rematar el manto. La mítica última reunión de pre fiestas que es totalmente diferente al resto, primero porque a ella asisten casi la totalidad de los socios y por supuestos porque es eminente el comienzo de la fiesta. De este último, puedes ver a continuación, el reportaje que en su día nos hizo el programa de 7RM Desde Aquí, de la mano de Fran Sáez
 
 
 
 
Por fin, después de todo un año ya llegó, es hora de “descansar”, el caballo bellamente enjaezado está en la calle y la banda toca un pasodoble mientras toda la Peña de blanco y rojo impecable rompe con su letra los escalofríos mañaneros que recorren nuestro cuerpo. Solo cabe ponernos en manos de nuestra Stma y Vera Cruz para que todo transcurra sin incidentes y ella por si sola será otro año más nuestra máxima recompensa y por tener el orgullo al finalizar la mañana que hemos cumplido con el ritual que nuestros antepasados nos legaron.
 
 
MINIPUA ASOCIACIÓN CULTURAL.
 
La Peña Minipua quiere ir un poco más allá de la mera fiesta, y elabora unos estatutos que una vez aprobados por sus socios y visados por las instituciones pertinentes le permiten constituirse legalmente en Asociación Cultural, dicha constitución tuvo lugar en el año 1998,  trece años después de la fundación de la misma.
 
Desde entonces la peña se rige por los citados estatutos y organiza actividades que se ha consolidado en la vida social de la peña y la ha integrado en la sociedad caravaqueña aportando su granito de arena a la misma, con actividades como Ruta Ecuestre así como un Concurso de fotografía sobre esta, y en otra época actividades como triangular de futbol-sala, 24horas de futbol-sala, rifa del pavo en Navidad, concurso de pesca, etc. Y por supuesto la elaboración de esta página en el año 2002, con la que el Minipua se abre al mundo con la intención no sólo de mostrar nuestro nombre, sino sobre todo de crear un nuevo punto de referencia para la difusión de las fiestas en honor a la Stma y Vera Cruz, dando la oportunidad al visitante de conocernos a nosotros y la fiesta de los Caballos del Vino de antemano y proporcionarles un punto de vista particular y pasional del sentimiento que la rodea.