Peña Minipua

Bando de los Caballos del Vino - Caravaca de la Cruz

Siguenos ....

Subscribe on YouTube

Formulario de acceso

Candidatura UNESCO

MARIA VICTORIA BLANC Y JOSE ANTONIO MARTINEZ-IGLESIAS, NUEVOS INFANTES DE CASTILLA

El Bando Cristiano presentó en la noche del pasado viernes a sus nuevos Infantes de Castilla. En un acto celebrado en la Casa de la Cruz, con un salón lleno a rebosar de los representantes festeros, familiares y amigos, Adrián Caparrós, presidente del Bando Cristiano, hizo público el nombramiento que ha recaído en María Victoria Blanc Navarro y José Antonio Martínez-Iglesias García.
 
Los nuevos Infantes suceden en el cargo a Sergio Marín y a Paloma Campos, que ha compartido durante los dos últimos años su mandato con su hermana María, produciéndose un hecho insólito que fue desvelado por ellas mismas al finalizar las Fiestas de la Vera Cruz, ya que por su gran parecido hubiese sido imposible saber que las dos hermanas se simultaneaban en los desfiles sin que nadie fuese conocedor de tal circunstancia.
Las familias de los nuevos Infantes de Castilla tienen una larga trayectoria festera. Los padres de María Victoria, Solaina Navarro y Gabriel Blanc, fueron Reyes Cristianos; su abuelo materno, Francisco Navarro, fue fundador del grupo de San Juan de Jerusalén y su labor y dedicación al mundo de la fiesta ha sido reconocida en varias ocasiones con diferentes distinciones. En la familia de José Antonio tampoco faltan los reconocimientos, su abuelo paterno, Antonio Martínez-Iglesias, fue fundador del grupo de los Arqueros, también participó en las filas de la Orden de Santiago y, finalmente, pasó a los Templarios. Fue presidente del Bando Cristiano en 1983 y 1984.
 
A los nuevos Infantes, María y Toni, les encanta montar a caballo. Ella tiene 11 años y estudia 6º de Educación Primaria en la Colegio de Nuestra Señora de La Consolación, en Caravaca; él, tiene 10 años y es alumno de 5º de Educación Primaria en el Colegio Jesús María, de Murcia. Ambos recibieron las felicitaciones de sus amigos que les acompañaron en el acto de proclamación y con los que pudieron jugar mientras que en el patio central de la Casa de la Cruz se servía un vino español en su honor.
 
FUENTE: Juan Fernandez Robles / soydecaravaca.laverdad.es