Peña Minipua

Bando de los Caballos del Vino - Caravaca de la Cruz

Siguenos ....

Subscribe on YouTube

Formulario de acceso

Candidatura UNESCO

LOS CABALLISTAS NO LE TEMEN A LA LLUVIA

La lluvia no fue impedimento para que miles de personas se echaran ayer a la calle en Caravaca de la Cruz para celebrar el tradicional Día del Pañuelo. El bando de los Caballos del Vino comenzó la jornada de convivencia con la tradicional diana de cascabeles, que recorrió las calles del casco antiguo. La jornada continuó con la recogida de las Amazona Mayor e Infantil del Bando de los Caballos, Ana Gallardo y Alba Moreno, respectivamente, quien fueron las encargadas de inaugurar el recinto ferial, instalado en la Glorieta, lugar en el que se degustaron alrededor de 5.000 tapas.
La nota artística la puso el pintor Mikel Urmeneta, quien realizó un gran mural de los Caballos del Vino, donde pudieron participar algunos de los niños que se encontraban en el recinto. Urmeneta, quien fuera fundador de Kukuxumusu hace 27 años, recientemente salía de la marca internacional para fundar una nueva empresa.
 
Tras la comida de hermandad de las sesenta peñas que forman el bando de los Caballos, en los distintos refugios y restaurantes del municipio, la fiesta se trasladó hasta la Gran Vía, donde tuvo lugar el café popular. La plaza del Hoyo, cuna de los caballos, rindió homenaje a dos peñas que este año celebran aniversario, las Peñas Mel-Azules y Soberano colocaron una placa ante el monumento de los Caballos del Vino. Posteriormente, en la zona del Supremo, se celebró el festival Cascabeles 2.5 con un doble escenario.
 
FUENTE: Enrique Soler/laopiniondemurcia.es